Proyectos y finanzas, ¿qué puede estar limitando mi crecimiento?

¿Cuántas veces has sentido que, pese ponerle todo tu empeño, las cosas no salen como te gustaría?, ¿cuántas veces te has encontrado preguntándote a ti mismo en qué habrás fallado para que tus ingresos no sean los que esperabas? A veces, al intentar desarrollar un proyecto, nos encontramos con barreras que no siempre alcanzamos a ver, pero que nos impiden el paso, alejándonos de nuestro éxito.

¿Qué hay detrás de estos fracasos?, ¿cuáles son los factores que construyen estos muros?

En primer lugar, una de las cosas que puede estar en contra nuestra es que nosotros estemos en un estado negativo con el elemento. El dinero se vincula al elemento Tierra, a la materia. Si dentro nuestro el elemento Tierra no está armonizado, nos encontramos ante una resistencia con la materialización y la cristalización.

Nuestro estado emocional o psicológico también incide directamente en nuestros éxitos y fracasos económicos. Cuando tenemos una actitud negativa, generamos ese ruido, una niebla alrededor nuestro que impide que las cosas buenas lleguen a nosotros.

Otro posible freno para nuestro éxito empresarial puede ser un obsesor, es decir, tener un ser enganchado. Los obsesores siempre afectan, en primer lugar, a la parte económica, con el fin de atraparnos, hacer bajar nuestro nivel de frecuencia y hacernos entrar en preocupación, pudiendo así chuparnos la energía.  El obsesor puede llegar a nosotros, por ejemplo, a través de otra persona. Cuando alguien tiene un ser enganchado y acude a visitarnos a nuestra casa, esa energía puede quedar ahí y afectarnos.

Para evitar que los obsesores afecten a tus resultados económicos, te recomiendo tener una buena higiene, limpiar la casa y limpiarte a ti mismo, y poner filtros en la entrada de casa, reduciendo así la posibilidad de que estos seres accedan a tu hogar.

Las maldiciones recibidas en otras vidas también pueden alterar los resultados en tus proyectos. Cuando un enemigo de otra vida nos ha lanzado una maldición, esa memoria celular la traemos con nosotros.

Asimismo, las deudas cármicas que contrajimos en el pasado, sea en este vida o sea en una anterior, afectan también a nuestro desempeño en la actualidad. Todas las deudas que en un momento u otro hemos tomado, se nos cobrarán en esta vida o en vidas futuras. Intenta, pues, ser honrado, actuar con honestidad: si yo no robo, si actúo con franqueza, atraeré a mi vida esa misma honradez. Seamos coherentes con lo que deseamos: si yo quiero que mis cosas vayan bien, debo hacer las cosas bien. Los comportamientos negativos generan agujeros energéticos, evitémoslos.

Nuestros amigos o familiares, con su intención de ayudar, también pueden limitar nuestro éxito. Su voluntad de ayuda, lejos de conseguir lo que persigue, se convierte en un obstáculo, en una energía que debemos trabajar.

De la misma forma, encontramos, a veces, en nuestra vida cotidiana, personas que nos vampirizan, nos roban la energía. Debemos estar atentos para detectar a estas personas y evitar que nos limiten.

Nuestros propios decretos pueden jugar también en nuestra contra. Muchas veces, sin darnos cuenta, autodecretamos a nivel mental. Nos decimos cosas como “me gustaría ir a Nepal pero no puedo”, cortando la energía de forma automática, ya hemos asumido que no podemos. Tenemos que movilizar la energía para conseguir lo que queremos, cambiar el discurso: “quiero ir a Nepal, ¿qué puedo hacer para conseguir el dinero que necesito?”. Bajo esa idea, tendré que hacer todo lo que esté en mi mano para conseguir aquello que deseo y dejar, después, que el universo haga su parte.

Y estas son solo algunas de las causas que pueden estar afectando a tu crecimiento. Si ves que tus proyectos no avanzan al ritmo que deseas, que no das con la razón por la que no has alcanzado ya tus resultados, no dudes en ponerte en contacto conmigo. Te ayudo a diagnosticar qué te está limitando para que sigas avanzando. ¡Escríbeme a antoniotirado@13coronas.com!

Deja un comentario





X