Las 26 Llaves de la Nueva Consciencia- Parte 2

Un saludo de nuevo para todos vosotros.

Hace pocos días publiqué la primera parte de Las 26 Llaves de la Nueva Consciencia. Soy consciente de que se trata de un material denso. Es por esta razón por la que me he decidido a dividirlo. Ahora que ya conocéis un poco mejor de dónde vienen los conocimientos que os intento transmitir para que lleguéis al despertar, os dejo con esta segunda parte de Las 26 Llaves de la Nueva Consciencia.

Retomando el hilo conductor sobre qué es el libre albedrío y cómo afecta a tus Jerarquías, quiero deciros que el libre albedrío depende del nivel de tu consciencia. La mayor parte de las creencias religiosas ha grabado en nuestras memorias que los dioses nos dan esta cualidad para que actuemos de forma libre, equivocándonos y aprendiendo de nuestros errores. Puede que éste sea el argumento que nos transmiten para eximir las culpas cuando nos ocurre algo malo. Las tradiciones pueden decirnos: tú lo elegiste así.

Quiero deciros que si sois conscientes de que existen este tipo de jerarquías nuestro libre albedrío va a menguar. Cada uno de nosotros tenemos una codificación diferente y un nivel de consciencia distinto. A mayor nivel de consciencia menor libertad porque hay cosas que antes hacías inconscientemente que ahora no te permites por haber alcanzado dicho nivel de consciencia.

Cuando la gente llega a mis talleres por primera vez se encuentra perdida. A menudo tienen que hacer un esfuerzo supremo por intentar conectar con sus jerarquías, pero éstas son mucho más directas de lo que uno puede creer en un principio.

Al salir de los cursos tienes las herramientas suficientes para conectar con tu jerarquía. Ellas sirven un poco de oráculo. No entendamos oráculo como un pronosticador de futuro.El futuro no existe, vamos creándolo poco a poco nosotros mismos. Utilizas este oráculo para saber en qué situación estás o cómo has llegado hasta aquí. Las terapias te van a permitir conectar, ver y sentir tu realidad de otro modo porque estás sustentado por estas jerarquías ahora que te has quitado lavenda de los ojos y has comenzado a despertar.

A medida que vas trabajando se abre un diálogo psíquico. Los talleres también pueden servirte para meditar, y realizar un trabajo personal. Las 26 Llaves de la Nueva Consciencia te ayudan a abrir códigos y recibir iniciaciones. Lo que ocurre es que cuando comienza este despertar de tu consciencia empiezan a activarse tus miedos y tus contratos. Debemos pensar que la libertad no tiene puertas o condiciones. Debemos limpiar estos miedos, deshacernos de los contratos y así gozar y disfrutar la libertad.

Muchos me preguntan cómo o porqué plasmo los diseños en imágenes, lo que conocéis como geometría biofractal. Las llaves están codificadas con una frecuencia determinada. Yo dibujo lo que ellos quieren que transmita. Por ejemplo, una persona que está pasando un proceso de dificultad en su vida, o un proceso de felicidad, me pide uno de estos diseños para que les ayude en el camino. Yo descifro su ADN lumínico. La geometría es el lenguaje de lo astral. Contacto con sus jerarquías y dibujo lo que han querido transmitir. 

Hay madres, por poner otro ejemplo, que me han pedido este tipo de diseños para sus hijos. Todos sabemos que los niños tienen una cierta sensibilidad cuando son muy pequeños, pueden ver o sentir cosas que son completamente normales, pero tabú para los adultos. El niño aún no está contaminado por creencias, tradiciones o miedos, su alma es muy pura. Las madres piden que les diseñe sus naves, sus merkabas, para que no se conecten con su plano astral que en ocasiones les produce miedo ante la incomprensión de lo que allí ven y viven. Muchos niños les dicen a sus madres: “mamá, dame la alfombra mágica para no tener miedo”.

¿Basta con saber que las jerarquías están ahí? ¿Necesitamos saber cuáles son las nuestras? Son dos preguntas complejas. Todo requiere un proceso de aprendizaje, de asimilar conceptos y ver que todo está conectado con todo. En mi curso explico cuáles son las jerarquías y a quién podemos pedir ayuda según cada caso o circunstancia. Vosotros conocéis a los arcángeles, pero hay muchos más seres a los que tenemos acceso. Las 26 Llaves de la Nueva Consciencia explican cómo es cada Jerarquía y cómo realizar la conexión. 

En La Caja de Pandora y El Salón de los Espejos viene especificado cómo trabajar el sistema de creencias, pero es fundamental ir con esta idea: para poder meter algo dentro primero tienes que sacar lo que ya hay, tienes que limpiarte. La Torre de Babel hace referencia al tema de contratos, limpia las diferentes encarnaciones, da las pautas para entrar en tu umbral.

El Templo de  de Cristal te va a ayudar a trabajar la conexión con la Tierra, todo lo que se conoce como líneas de geopatía. Por su parte, Las Semillas de la Vida es un libro que está muy relacionado con los niños y con el niño interior que todos tenemos. Aquí se habla de otro tipo de jerarquías y conexiones.

Si os explico esto, es para daros un claro ejemplo de la interconexión que hay entre los libros que he escrito con las codificaciones que se me han ido mostrando a lo largo de mi vida. Lo ideal es que vosotros sigáis ciertos pasos. Hay que educar nuestra consciencia para poder recordar y saber dónde estamos. Si no has leído los primeros libros, es normal que te pierdas. Mejor llevar un orden. Muchas veces pensamos que el trabajo está hecho por nuestras ganas de acabarlo, pero en realidad, no lo hemos hecho bien y tenemos que volver al principio.

En Las 26 Llaves de la Nueva Consciencia también queda reflejada la función que tiene el planeta Tierra en sí y la vida que alberga. La Tierra es un planeta decimal porque está creado por elohínes. Nosotros somos de la raza Adam Kadmon y en nuestro ADN está codificado el de los elohínes. Somos en ese sentido perfectos.

La Tierra es un laboratorio donde experimentar la polaridad para luego volver a la Fuente para enriquecernos. Estamos aquí por una razón: experimentar y ser felices, vivir en el amor, aprender y seguir experimentando.

De la misma forma en que nosotros experimentamos en la Tierra, el planeta a su vez también experimenta aprovechando para liberar algunas almas que han quedado atrapadas por la barrera de frecuencia y ayudando al crecimiento de las almas que están estancadas. Todos estamos aquí para aprender. Lo que hacemos es aprovechar el movimiento de la Tierra y sumarnos al propio cambio que ella tiene. Pero para ello tenemos que tener un grado de pureza. Una persona “mala”, que mata o que droga su cuerpo, no tiene pureza de corazón y no podrá entrar en el Reino Dévico para sumarse a la rueda de los cambios.

Cuando muchos de vosotros me habláis de cómo se organiza la creación o cómo es el sistema administrativo de la creación intento siempre tener a mano un lápiz y una pizarra para poder explicarlo. Es un tema bastante complicado de entender si no está esquematizado.

Desde que salimos de lo que consideramos nuestra Fuente, que a su vez es fractal de una Fuente mayor, nos fragmentamos como consciencia y nos dividimos hasta llegar a este plano material. La Ciudad de los Siete Rayos Lumínicos está conectada a los 7 Planetas de Shamballa Agartha que son los que plantan realmente tu alma en un cuerpo físico para poder tener esta experiencia de la que os hablo.

Ahora lo que ocurre es una subida de nivel. Cada chakra es una consciencia interna. Al hablar de dimensiones debemos tener en cuenta que es un término acuñado por nosotros mismos para entender que hay otras realidades. Por ejemplo, en este instante, puedes estar sentado al lado de una persona y que esa persona esté viviendo otra realidad, otra dimensión o nivel de consciencia más elevado. Esto no quiere decir que sea mejor, es simplemente diferente.

El concepto “fractal” que algunos me preguntan vendría a ser como la repetición en distintos niveles de una célula madre.Cada célula y sus repeticiones contienen toda la información de la Fuente. Estamos constituidos por elementos químicos, los que conocemos en la tabla periódica, y todo se sintetiza en los cuatro elementos que también conocemos: fuego, aire, agua y tierra. Esta es una forma densa de explicarlo, pero os prometo que profundizaremos en este apasionante tema.

Esto traducido en lenguaje lumínico quiere decir que a través de los siete chakras y conforme subes a la Fuente se van abriendo nuevos caminos. De forma ascendente en la frecuencia lumínica activas partes de tu Fuente. Nosotros ya venimos de fábrica con el cuerpo astral activado y a su vez conectado con el campo emocional que no controlamos. Dependiendo de si estás feliz o no podrás conectar.

Cuando duermes se activa tu campo emocional, se dispara el cuerpo astral y no tenemos consciencia de adónde va. Por esa razón muchos de vosotros practicáis yoga donde te enseñan los mantras. Esto lo haces para armonizar tus cuerpos y tus fractales. Mi recomendación es equilibrar los siete primeros y después llegar hasta el décimo para así salir de la campana creada por la barrera de frecuencia que nos mantiene separados y en estado de amnesia.

La barrera de frecuencia nos protege de varias cosas; primero de nosotros mismos, después de los rayos solares. Pero con la manipulación tecnológica, satélites, publicidad subliminal y todo esto nos mantiene aprisionados en esta negatividad.

Es a partir del octavo chakra donde se da la conexión con el “Yo Soy”. Quiero deciros que depende de la persona podemos alcanzarlo entre el octavo y el duodécimo chakra. Y es aquí donde os explico el concepto de las almas gemelas. Lo vais a entender enseguida.

Las “almas gemelas” tal y como nos lo han transmitido no existen; es mentira. Esto resuena en nosotros porque sabemos que pertenecemos a algo, que somos de algún lugar. Y es entonces cuando nos pasamos la vida buscando a nuestra media naranja. No, no debemos buscar a otra persona para encontrar nuestra “alma gemela”. Ésta somos nosotros mismos en otra frecuencia mucho más elevada. Consigue conectar con el “Yo Soy” y encontrarás tu alma gemela. 

Creo que esta información que os he ido dando es suficiente por el momento para ir comprendiendo el material de Las 26 Llaves de la Nueva Consciencia. Quedaos con esta última frase que os dado: Tú eres tu propia alma gemela. La próxima vez que nos veamos ahondaremos en las 13 matrices genéticas, en aquello que me preguntáis los que visitáis el Proyecto Trece Coronas.

Deja un comentario